¿Qué es el social selling y cómo sacarle partido?


Es posible que no hayas leído nada sobre el concepto de social selling o venta social. Aunque es un término que suele estar relacionado con una red social en concreto, LinkedIn, hoy queremos que descubras todo lo que te puede aportar el social selling. Como podrás imaginarte, tiene que ver con las redes sociales. Pero ¿acaso no está ya todo inventado? La respuesta es «no» y es que en cuestión de Internet y redes sociales todo está en continuo cambio y progreso.

¿Qué es el social selling?

El social selling se podría definir como el uso que le das a las redes sociales para relacionarte con tus clientes. Sin embargo, esto no se basa solamente en intentar aumentar las ventas o llamar la atención de tus clientes para que contraten tus servicios. La venta social va mucho más allá. Su objetivo es que logres llegar a la mente de tus clientes. Esto ya no es tan fácil, ¿verdad?

Este concepto se basa en una premisa fundamental. Ya no eres tú el que vendes, sino el cliente el que te compra. Es él el que te busca porque necesita tu producto y, por eso, no tienes que esforzarte por intentar adornarlo de la mejor manera posible para que lo adquiera. Una forma mucho más interesante y efectiva de atraer a más clientes y fidelizarlos indirectamente.

Estrategia de venta social

Plan de social selling

Ahora que ya sabes qué es el social selling llega lo más complicado que es ¡cómo llevarlo a cabo! Para ello necesitas una estrategia bien definida. Aunque, antes de saber los pasos que debes dar, es importante que sepas que LinkedIn es la red social por excelencia en la que se trabaja el social selling. Sin embargo, es posible hacer lo mismo con redes sociales como Facebook o Twitter.

  • ¿Cuál es tu target? Si no conoces a tu público objetivo será muy difícil que el social selling tenga éxito. Por eso, analiza para qué tipo de personas está destinado tu producto o servicio. También, piensa por qué lo necesitan o les puede ser indispensable.
  • Márcate objetivos reales. No vale con que te pongas objetivos sin fin. Es necesario que seas realista y que las metas que te pongas las puedas cumplir, sino todo este esfuerzo no tendrá ningún sentido. Además, algo importante es que estos objetivos deben ser cuantificables, ¡recuérdalo!
  • Viste tu imagen de marca. ¿Verdad que cuando vas a una entrevista de trabajo te vistes con un estilo formal? Pues así debes tratar a tu imagen de marca. Vístela, revísala bien y, sobre todo, verifica que tu propuesta es coherente y valiosa para tus clientes.
  • Elige bien tus recursos. Si Twitter no es adecuado para tu marca es una pérdida de tiempo que inviertas en trabajar el social selling en él. Elige otras redes sociales y apuesta por herramientas que simplifiquen y automaticen tus acciones.

Estos son algunos pasos imprescindibles que te permitirán empezar a trabajar el social selling. Recuerda que tu objetivo no es tanto vender como presentar tu producto. Un producto que algunas personas necesitan porque les va a cambiar y mejorar la vida de alguna manera.

¿Qué voy a ganar con el social selling?

Seguro que te estás haciendo esta pregunta y es que lo que vas a ganar con el social selling es cambiar la estrategia que estabas llevando a cabo hasta este momento y que no te estaba funcionando tan bien como esperabas. Con esta nueva manera de trabajar con tu marca conseguirás una mayor visibilidad y, todo esto, ahorrando tiempo.

Imán que atrae clientes

Además, recuerda que el social selling te permitirá evitar lo que se conoce como puerta fría. Esta estrategia no suele funcionar muy bien. Los clientes pueden sentirse invadidos, no confían en lo que les vendes y esto solo tiene un resultado, que huyan. Por eso, la venta social consigue que ellos se interesen en tu producto sin necesidad de que utilices la puerta fría.

Parece un buen plan, ¿verdad? Apuesta por el social selling para conseguir que tu marca llegue más lejos y para lograr que esta tenga un gran valor para tus clientes. Nunca ha sido tan fácil aumentar las ventas de una manera completamente indirecta. Todo esto, gracias al uso de las redes sociales.

Imagen: matthew25, Rawpixel.com, microstock3D

A %d blogueros les gusta esto: