¿Qué es el marketing verde y cómo aplicarlo en tu empresa?


La preocupación por el medioambiente es cada vez más notoria. Por eso, muchas empresas han decidido cambiar la manera de enviar o producir sus productos, al mismo tiempo que han nacido nuevos negocios dispuestos a resolver las necesidades de las personas que desean llevar un estilo de vida sostenible. Entre todo esto asoma el marketing verde o green marketing. Pero, ¿qué es esto realmente?

¿Qué es el marketing verde?

El marketing verde no es solo una estrategia, sino una forma de minimizar el impacto negativo que pueden tener determinadas acciones sobre el medioambiente. Por ejemplo, reducir el uso de plástico sustituyéndolo por papel o dejar de emitir facturas en papel y enviarlas a través del correo electrónico. Unos cambios que serán atractivos para los clientes.

Todos los cambios que puede llevar a cabo una empresa y que estén vinculados con el marketing verde le aportarán un valor fundamental como es la sostenibilidad. Esto hará que más personas se interesen por comprar sus productos, confiando en una marca que intenta aportar su granito de arena para evitar el daño al medioambiente que estamos intentando solucionar.

Transporte sostenible en marketing verde

Aunque el marketing verde pueda suponer una excusa en la actualidad para vender más, no podemos obviar el hecho de que los cambios que se pueden llevar a cabo en una empresa serán beneficiosos para todos. Por eso, si tienes un negocio, quizás sea el momento de apostar por el green marketing. No solo para diferenciarte de la competencia y vender más, sino para ser más sostenible.

Formas de aplicar el marketing verde en tu empresa

El marketing verde puede convertirse en una estrategia muy potente. Pero ¿de qué forma puedes empezar a utilizarlo en tu empresa? Existen algunas maneras efectivas de comenzar a aplicarlo en tu negocio, aunque te adelantamos que va a ser un cambio no solo externo (con tus clientes), sino interno (dentro de la propia empresa). Veamos más sobre esto.

1. Tu empresa debe dar ejemplo

Esto quiere decir que el marketing verde no solo debe ser una manera de vender más, sino que tiene que convertirse en una nueva forma de elaborar el producto que afectará a toda la cadena de producción. ¿Te imaginas promover el uso de bolsas biodegradables y que no las usen los trabajadores de tu negocio? La incoherencia solo generará desconfianza y hará que tu mensaje pierda valor.

Además, una buena forma de promover un consumo más sostenible es comunicar los cambios que haces en tu empresa. Por ejemplo, si estás reduciendo tus materias primas, has optado por el transporte sostenible de tus mercancías o tus trabajadores hacen uso de lo que estás intentando vender, no lo escondas. Utilízalo a tu favor como estrategia de marketing, eso sí, verde.

2. Educa a tus clientes

Un aspecto esencial del marketing verde es que esto no solo está dirigido a aquellos clientes que están interesados por el medioambiente. De alguna forma, puedes intentar educar a aquellos que nunca se habían parado a pensar en el daño medioambiental que se hace con determinadas prácticas. ¿Cómo? Haciéndolos partícipes de tu cambio.

En el momento en el que les comunicas los cambios sostenibles que estás llevando a cabo en tu empresa y les muestras las nuevas formas de distribución que has elegido, de alguna manera, los estarás haciendo partícipes de todas las modificaciones. Con esto, crearás conciencia y conseguirás que muchos clientes te elijan a ti en lugar de a otras marcas.

Clientes marketing verde

Ahora que ya sabes lo que es el marketing verde y cómo aplicarlo, ¿qué te parece? Esta estrategia ya la han puesto en marcha muchas marcas cuyo objetivo no es solo vender más y llegar a más potenciales clientes, sino también hacer un bien al mundo que nos rodea.

Imágenes: Khakimullin Aleksandr, petrmalinak, Andrii Yalanskyi

A %d blogueros les gusta esto: